“El covid-19 no es una pandemia”: los científicos que creen que el coronavirus es una sindemia

Salud – epidemiología 

La categoría llamada Reflexiones está dirigida a traer información periodística e histórica actualizada sobre salud, ciencia, cultura y tecnología de medios de comunicación escritos de todo el mundo. Respaldada en sus definiciones didácticas por portales especializados en esos temas.

El diseño de esta entrada viene con el formato tipo tabloide, con cinco segmentos distribuidos así: la definición del tema con su imagen, la reseña de la información periodística, datos sobre el título escogido, el texto de la transcripción de la información y por último los créditos.

DEFINICIÓN DE SINDEMIA

Nuestro cuerpo está conformado por los sistemas digestivorespiratorionervioso y óseo, que trabajan en conjunto para que el organismo funcione de manera correcta y saludable. Es un hecho que lo que le suceda a uno repercute en el otro, lo que nos lleva a plantear la siguiente pregunta: ¿las enfermedades también se comportan así?, ¿Se conectan unas con otras?.

En 2017, The Lancet puso sobre la mesa el término sindemia para hablar de la concepción biosocial de la salud y destacar que “las enfermedades son interactivas, con factores sociales y ambientales“. Uno de los objetivos de este término es facilitar la comprensión de padecimientos que se interrelacionan, así como acciones que se enfoquen en su tratamiento y resolución.

El informe La Sindémica Global de Obesidad, Desnutrición y Cambio Climático, de la Comisión sobre Obesidad de The Lancet, no solo afirma que esta conexión existe sino que para hacerle frente es necesario “un movimiento transformador que aborde la obesidad, la desnutrición y el cambio climático desde un solo frente“.

Qué es la “sindemia”, la combinación de coronavirus y dengue que preocupa a los médicos. Foto de voxpopuli.net.ar


RESEÑA DE ESTA INFORMACIÓN

En sus investigaciones periodísticas que trae la BBC sobre las diferentes enfermedades que padecen los humanos, hay un artículo que tiene que ver con el coronavirus, y con término nuevo llamado sindemia.

La parte noticiosa la firma Laura Plitt, BBC News Mundo en donde trae conceptos de Richard Horton, editor jefe de la prestigiosa revista científica The Lancet y concluye: “No importa cuán efectivo sea un tratamiento o cuán protectora una vacuna, la búsqueda de una solución para el covid-19 puramente biomédica fracasará”.



DATOS DE INTERÉS SOBRE LA SENDEMIA

En el plano médico extracto los siguientes datos que tienen que ver con el análisis de este término: Este neologismo procede del inglés ‘syndemic’, del que es traducción. Tanto en esta lengua como en español, puede explicarse por la acronimia de las voces ‘synergy‘ y ‘epidemic‘, y ‘sinergia’ y ‘epidemia’, respectivamente. También puede haberse formado a partir del prefijo ‘sin-‘, que significa ‘unión’ y presente en términos como ‘sincronía’, ‘simpatía’ o ‘sinalefa’, y el sustantivo ‘epidemia’. Se trata, por tanto, de un término válido que no cabe censurar, por lo que su empleo en ejemplos como los anteriores es plenamente válido.

La sindermia o epidemia sinérgica, según la medicina antropológica, se presenta cuando dos o más epidemias actúan en forma simultánea en una población, con características sociales comunes e interactúan entre sí a nivel biológico, psicológico y social

Hasta el momento, la teoría sindémica había sido aplicada a problemas de salud con comorbilidades como por ejemplo la desnutrición, la obesidad, problemas cardiovasculares, entre muchas otras. Por lo que cada país implementaba programas de prevención e intervención para abordar las comorbilidades.

Pero el panorama cambió con la aparición del nuevo coronavirus o Covid-19. La pandemia obligó a una actualización de la teoría en donde cada país también debe enfrentar los problemas sanitarios locales o regionales que sufren.

En los medios de comunicación, aparece en frases como ‘Obesidad, desnutrición y cambio climático: una sindemia global‘, ‘Subsidios ante lo que se denomina una sindemia global, es decir, la retroalimentación que existe entre las pandemias’ o ‘La sindemia se refiere a problemas sinérgicos que afectan a la salud de una población en sus diferentes contextos ambientales, socioeconómicos, ecológicos o políticos’.

Con la voz ‘sindemia‘ se alude a la coexistencia durante un periodo y en un lugar de dos o más epidemias que comparten factores sociales, de tal modo que estas se retroalimentan entre sí y acaban interactuando y causando secuelas complejas.

“El covid-19 no es una pandemia”: los científicos que creen que el coronavirus es una sindemia (y qué significa esto para su tratamiento)

Laura Plitt BBC News Mundo

El coronavirus tiene un efecto más negativo en individuos que padecen ciertas enfermedades que pueden ser evitables.

Con el correr de los meses, las medidas para evitar la propagación del covid-19 se han ido endureciendo o flexibilizando en distintas partes del mundo según el aumento o disminución de los casos.

Mientras que muchos países en Europa están volviendo a restringir actividades sociales y ordenando cuarentenas después de registrar un número récord de casos, Nueva Zelanda, por ejemplo, pasó a su nivel de alerta más bajo.

Sin embargo, esta estrategia para lidiar con el coronavirus es, en opinión de numerosos científicos, demasiado limitada para detener su avance.

“Todas nuestras intervenciones se han centrado en cortar las vías de transmisión viral, para controlar la propagación del patógeno”, escribió recientemente en un editorial Richard Horton, editor jefe de la prestigiosa revista científica The Lancet.

Pero la historia del covid-19 no es tan sencilla.

Por un lado, dice Horton, está el SARS-CoV-2 (el virus que provoca el covid-19) y por otro, una serie de enfermedades no transmisibles. Y estos dos elementos interactúan en un contexto social y ambiental caracterizado por una profunda inequidad social.

El contagio es mucho mayor en comunidades empobrecidas que no pueden cumplir con las normas de higiene y distancia social.

Estas condiciones, argumenta Horton, exacerban el impacto de estas enfermedades y por ello debemos considerar al covid-19 no como una pandemia, sino como una sindemia.

No se trata de un simple cambio de terminología: entender la crisis de salud que estamos atravesando desde un marco conceptual más amplio abre el camino para buscar soluciones más adecuadas.

Uno más uno es más que dos

El término sindemia (un neologismo que combina sinergia y pandemia) no es nuevo.

Fue acuñado por el antropólogo médico estadounidense Merrill Singer en los años 90 para explicar una situación en la que “dos o más enfermedades interactúan de forma tal que causan un daño mayor que la mera suma de estas dos enfermedades”.

“El impacto de esta interacción está además facilitado por condiciones sociales y ambientales que juntan de alguna manera a estas dos enfermedades o hacen que la población sea más vulnerable a su impacto”, le explica Singer a BBC Mundo.

La interacción con el aspecto social es lo que hace que no se trate sencillamente de una comorbilidad.

Singer acuñó el término “sindemia” en los años 90.

El concepto surgió cuando el científico y sus colegas investigaban el uso de drogas en comunidades de bajos ingresos en EE.UU., hace más de dos décadas.

Descubrieron que muchos de quienes se inyectaban drogas sufrían de una cantidad de otras enfermedades (tuberculosis, enfermedades de transmisión sexual, entre otras), y los investigadores se empezaron a preguntar cómo éstas coexistían en el cuerpo, y concluyeron que, en algunos casos, la combinación amplificaba el daño.

En el caso del covid-19, “vemos cómo interactúa con una variedad de condiciones preexistentes (diabetes, cáncer, problemas cardíacos y muchos otros factores), y vemos un índice desproporcionado de resultados adversos en comunidades empobrecidas, de bajos ingresos y minorías étnicas“, explica Singer.

Y enfermedades como la diabetes o la obesidad —que son factores de riesgo para el covid-19— son más comunes en individuos de bajos recursos, añade en conversación con BBC Mundo Tiff-Annie Kenny, investigadora de la Universidad Laval, en Canadá, y quien trabaja en el Ártico con poblaciones afectadas por la inseguridad alimentaria, el cambio climático y condiciones de vivienda que dificultan cumplir con las recomendaciones sanitarias como lavarse las manos o mantener la distancia social.

¿Pero no es el este el caso de la mayoría de enfermedades? ¿No tienen la mayoría de las veces un impacto mayor en los grupos con menos acceso a salud, alimentación, educación e higiene? ¿No se potencian casi siempre cuando se combinan con otra o con una condición médica de base?

En cuanto a la interacción biológica, no es necesariamente siempre así, destaca el científico.

La pandemia de covid-19 no se resuelve únicamente por la vía médica, creen los científicos que analizan la situación actual desde el marco conceptual de la sindemia.

“Hay evidencia creciente de que la influenza y el resfriado común son contrasindémicos. Es decir: la situación no empeora. Si una persona está infectada con los dos (virus), una (de las enfermedades) no se desarrolla”.

Y en cuanto al aspecto social, el elemento clave en el caso de una sindemia es que añade la interacción de las enfermedades.

Cambio de estrategia

Analizar la situación a través de la lente de la sindemia, dice Kenny, nos permite pasar de la aproximación de la epidemiología clásica sobre el riesgo de transmisión, a una visión de la persona en su contexto social.

Es una postura compartida por muchos científicos que creen que para frenar el avance y el impacto del coronavirus es crucial poner atención a las condiciones sociales que hacen que ciertos grupos sean más vulnerables a la enfermedad.

“Si realmente queremos acabar con esta pandemia cuyos efectos han sido devastadores en la gente, en la salud, en la economía, o con futuras pandemias de enfermedades infecciosas (hemos visto venir una detrás detrás de otra con cada vez mayor frecuencia: sida, ébola, SARS, zika y ahora covid-19), la lección es que tenemos que abordar las condiciones subyacentes que hacen posible una sindemia”, opina Singer.

“Tenemos que abordar los factores estructurales que hacen que a los pobres les resulte más difícil acceder a la salud o a una dieta adecuada”, agrega.

“El riesgo de no hacerlo es enfrentarnos con otra pandemia como la de covid-19 en el tiempo que tome que una enfermedad existente se escape del mundo animal y pase a los humanos, como ha sido el caso del ébola y el zika, y que continuará ocurriendo a medida que sigamos invadiendo el espacio de las especies salvajes, o a raíz del cambio climático y la deforestación”.

El editor de The Lancet Richard Horton es concluyente: “No importa cuán efectivo sea un tratamiento o cuán protectora una vacuna, la búsqueda de una solución para el covid-19 puramente biomédica fracasará”.

Y concluye: “A menos que los gobiernos diseñen políticas y programas para revertir disparidades profundas, nuestras sociedades nunca estarán verdaderamente seguras frente al covid-19”.

CRÉDITOS

Textos y fotos de BBC noticias. (2020). (en línea).

Recuperado de www.bbc.com/mundo

La imagen de la portada es de GETTY IMAGE   

La imagen interior es de

voxpopuli.net.ar