Ómnibus, sustantivo masculino; sus definiciones y apuntes gramaticales y ortográficos

 

TEMA: ómnibus

Sustantivo masculino – apartes gramaticales y ortográficos

Transcribo las definiciones del

Diccionario panhispánico de dudas y

el Diccionario de la lengua española

Anexo, como complemento y aporte,

apartes de la Nueva gramática,

van con letras azules y subrayas en negritas

Las definiciones van con flechitas

La imagen de la portada es de youtube.com

 

 

 

 

 

EN POCAS PALABRAS

 

 

 

Es Vehículo de transporte colectivo por carretera

En España tren que para en todas las estaciones

Es invariable en el plural

No se considera la grafía omnibús

ni su plural omnibuses

Esta palabra viene del latín omnis,

que significa todo y el sufijo bus

En el —sentido gramatical,

nos da razón sobre el uso de su plural

y en el ortográfico

nos da la norma

de que hay latinismos

que se adaptan

a las normas del español,

en este caso, esta palabra

lleva la tilde en la o

Se utiliza su uso en campo de

transporte públic0

 

 

 

 

 

 

⇒  ómnibus. Vehículo de transporte

colectivo por carretera’.

En España significa también

tren que para en

todas las estaciones’.

 

 

 

 

 

 

 

   Es invariable en plural

(plural, 1f): 

«Empleados que corrían

hacia los ómnibus

y los tranvías»

(Ribeyro Geniecillos 

[Perú 1983]).

 

 

 

 

 

 

⇒   No se considera válida

la forma aguda

antietimológica omnibús 

ni su plural omnibuses.

 

 

 

 

 

 

 

 

ómnibus

Del fr. omnibus, 

y este del lat. omnĭbus para todos‘.

 

→1. m. Vehículo de transporte colectivo

para trasladar personas,

generalmente dentro de las poblaciones.

tren ómnibus

 

 

 

 

 

 

 

⇒  § 3.3a. … No presenta tampoco

variación en plural

el sustantivo ómnibus

(los ómnibus).

Se ha registrado de modo ocasional

el plural omnibuses

(quizá formado por analogía

con autobuses),

que es anómalo por

el singular omnibús

es casi inusitado.

 

 

 

 

 

 

 

   … Característica de las

voces patrimoniales españolas)

ni plantea problemas de inadecuación

entre su forma gráfica

y su pronunciación

según el sistema español

de correspondencias

entre grafemas y fonemas.

Todas ellas, además,

se han sometido

a las reglas de

acentuación gráfica propias

de nuestra lengua;

de hecho, en muchos de los latinismos

la adaptación solo requiere

la aplicación de la tilde

(álbum, déficit, hábitat, ómnibus,

plácet, pódium, etc.)

y otros no deben llevarla

según las normas,

por lo que conservan a 

menudo en español

idéntica grafía que

en latín (herpes, humus

 

 

 

 

 

 

Primera aparición en un diccionario: 

1846, Nuevo diccionario de la

lengua castellana (Vicente Salvá)

Primera aparición en la RAE: 

1852, Diccionario de la lengua española