Winter, la llama que puede ser clave para encontrar una cura para el covid-19

Ciencia – tratamiento para el coronavirus

EN POCAS PALABRAS

La categoría llamada Reflexiones está dirigida a traer información periodística e histórica actualizada sobre salud, ciencia, cultura y tecnología de medios de comunicación escritos de todo el mundo. Respaldada en sus definiciones didácticas por portales especializados en esos temas.

El diseño de esta entrada viene con el formato tipo tabloide, con cinco segmentos distribuidos así: la definición del tema con su imagen, la reseña de la información periodística, datos sobre el título escogido, el texto de la transcripción de la información y por último los créditos.

DEFINICIÓN DE LLAMA

La llama es un mamífero sudamericano domesticado, descendiente del guanaco. Los pueblos indígenas de América del sur lo han utilizado como animal de carga y transporte desde hace miles de años. Su origen es norteamericano y apareció ahí hace aproximadamente 40 millones de años, pero las poblaciones emigraron a sus zonas de distribución actuales hace unos 3 millones de años. Posteriormente se extinguieron de América del Norte.

Esta especie es miembro del orden Artiodactyla, de la familia Camelidae y del género Lama.

La llama que cura. Foto de unsam.edu.ar


RESEÑA DE ESTA INFORMACIÓN

Siguiendo las diferentes informaciones que trae la BBC noticias sobre el desarrollo del coronavirus, es digna de resaltar ésta que sobre las posibilidades de la cura y tratamiento sobre esta enfermedad. Como nota llamativa de la noticia es que gira sobre un animal, la llama.

La protagonista de esta noticia es Winter, una llama que vive en una granja laboratorio de Bélgica guarda en sus células lo que podría ser un prometedor tratamiento contra el covid-19. Los conceptos que concedió a la BBC Daniel Wrapp, investigador del Departamento de ciencias moleculares de la Universidad de Texas en Austin, y autor principal del estudio son muy esperanzadores. Además el material fotográfico que trae la información ayuda más a conocer sobre el estudio que se hace para encontrar la tan anhelada cura.  



DATOS PARA TENER EN CUENTA CON ESTE ANIMAL

Fuera de la noticia que está transcrita en su segmento, es buenos conocer detalles sobre la llama, ya que por una integrante de su especie se pueden convertir en la solución para controlar el Covid-19.

La llama posee un cuello largo y delgado y un pelaje grueso que varía del beige oscuro hasta el blanco, aunque el patrón más común es marrón rojizo con manchas blancas o amarillas.

El rostro es estrecho con orejas redondas y un labio superior hendido. Tiene 32 dientes, de los cuales sobresalen sus incisivos inferiores. Sus patas están provistas de 2 dedos con almohadilla gruesa en las plantas.

Tiene una gran cantidad de hemoglobina y sus glóbulos rojos son ovalados. Esta es una adaptación para permitir la supervivencia en ambientes con poco oxígeno, puesto que la llama pasa su vida a grandes altitudes.

Este camélido pesa de 130 a 200 kilogramos y mide aproximadamente 1.7-1.8 metros de altura.

Pertenece al hábitat de las tierras altas de los Andes y del Altiplano de Perú, en medio de climas templados y a altitudes de aproximadamente 4,000 metros sobre el nivel del mar.

La alimentación herbívora de la llama se compone mayoritariamente de líquenes, arbustos y casi cualquier tipo de vegetación que encuentre en las montañas. 

Cuando bebe agua, es capaz de tragar de 2 a 3 litros en una sentada. La digestión consta de un proceso más largo que en los mamíferos debido a que se trata de un rumiante. Por ende, tiene que regurgitar su comida y pasarla por sus 3 estómagos.

La llama macho alcanza la madurez sexual a los 3 años de edad, mientras que la hembra comienza a aparearse cuando cumple su primer año de vida.

Afortunadamente carece de mayores amenazas que pongan la vida de las poblaciones en un serio peligro. El número total de llamas en la actualidad se calcula en 3 millones y el 70 por ciento se encuentra en Sudamérica.

TEXTO DE LA TRANSCRIPCIÓN DE ESTA INFORMACIÓN

Tratamiento del coronavirus | Winter, la llama que puede ser clave para encontrar una cura para el covid-19

Carlos Serrano (@carliserrano) BBC News Mundo

La llama Winter vive en Bélgica.

Winter no lo sabe, pero un equipo de científicos tiene la esperanza de que se convierta en una heroína que salve a la humanidad.

Esta llama, que vive en una granja laboratorio de Bélgica, guarda en sus células lo que podría ser un prometedor tratamiento contra el covid-19.

Una reciente investigación revela que un tipo de anticuerpo que desarrollan las llamas podría combatir de manera efectiva la infección del SARS-CoV-2, el tipo de coronavirus que causa el covid-19.

El estudio apenas está en fase de laboratorio y pueden pasar varios meses o años para que se pueda hacer alguna prueba en humanos.

Los investigadores, sin embargo, se sienten “optimistas”, según le dice a BBC Mundo Daniel Wrapp, investigador del Departamento de ciencias moleculares de la Universidad de Texas en Austin, y autor principal del estudio.

¿Qué hace a Winter tan especial en la lucha contra el coronavirus?

Las llamas desarrollan un tipo de anticuerpos que no producen los humanos.

Nanocuerpos

La historia con la llama Winter (invierno, en español) comenzó en 2016, cuando solo tenía unos meses de vida.

En este entonces, científicos de la Universidad de Texas y la Universidad de Gante, en Bélgica, la escogieron para investigar al SARS-CoV-1 y al MERS-CoV, dos coronavirus de la misma familia del nuevo SARS-CoV-2.

Cuando el sistema inmune de las llamas detecta un invasor externo como un virus o una bacteria, su organismo produce un tipo de anticuerpo del tamaño de un cuarto del tipo de anticuerpos que desarrollan los humanos.

Por eso los científicos le llaman “nanocuerpos”.

Otros camélidos como las alpacas y los camellos también desarrollan nanocuerpos. También lo hacen los tiburones, pero es más fácil lidiar con una llama que con un tiburón, apunta Wrapp.

El sistema inmune de los humanos no produce esos nanocuerpos.

La ventaja de los nanocuerpos es que por su tamaño se aferran más fácil a las proteínas de espiga con las que el coronavirus se adhiere a las células que ataca.

Los nanocuerpos (en azul) se aferran a las proteínas espiga del SARS-CoV-2 (rosado, verde y naranja) y así impiden que el virus infecte a la célula.

En el experimento de 2016 los investigadores le inyectaron a Winter proteínas espiga de SARS-CoV-1 y de MERS-CoV y notaron que los nanocuerpos que desarrolló Winter mostraron un buen potencial de detener la infección del SARS-CoV-1.

Cuatro años después, ante el brote del nuevo coronavirus, Wrapp y su equipo realizaron nuevos experimentos para ver qué tan efectivos resultan esos nanocuerpos contra el SARS-CoV-2.

Inspirados en los nanocuerpos de Winter, Wrapp y su equipo desarrollaron un tipo de anticuerpo para enfrentarlo al SARS-CoV-2.

Wrapp (sentado) se siente optimista con su hallazgo.

Los resultados iniciales de sus pruebas en cultivos de células indican que el nanocuerpo puede neutralizar la proteína espiga con la que ataca el SARS-CoV-2.

“Esperamos que este anticuerpo pueda servir como un tratamiento para reducir la carga de la enfermedad y los síntomas del covid-19″, dice Wrapp.

Protección inmediata

Este hallazgo podría llevar al desarrollo de un tratamiento en el que a una persona sana se le inyectan los anticuerpos que la protegerán ante un posible contagio; pero también podría servir para que una persona ya infectada reciba los anticuerpos y disminuyan los síntomas de la enfermedad.

El SARS-CoV-2 utiliza proteínas en forma de espiga para adherirse a las células que ataca.

Esta protección inmediata, dicen los investigadores, sería de gran beneficio para adultos mayores, que algunas veces no responden efectivamente a las vacunas. También podrían beneficiarse trabajadores de la salud que están en constante riesgo de contagio.

¿Qué sigue?

Según Wrapp, no es muy común experimentar con llamas, pero el objetivo era precisamente estudiar un animal que generara una respuesta inmune distinta a la de los humanos.

Ahora que ya saben que los nanocuerpos de las llamas muestran resultados promisorios, Wrapp y su equipo se preparan para comenzar pruebas en otros animales como conejillos de indias o primates, más parecidos a los humanos.

La humanidad tiene la esperanza de que se encuentra una cura para el covid-19.

“Si todo sale perfecto y llegamos a la etapa de hacer pruebas en humanos, podríamos tener una droga aprobada en un año”, dice Wrapp.

El proceso de pasar de una prueba de laboratorio a ensayos en humanos puede tardar varios años, pero ante la presión que pone el coronavirus, Wrepp cree que podría lograrse en tiempo récord.

“Queremos asegurarnos de que tengamos algo seguro y efectivo antes de administrarlo a humanos”, dice. “Hay que ser cautelosos, hay una gran diferencia entre un tubo de ensayo en un laboratorio y la respuesta inmune en humanos”.

Un largo camino

Matthew DeLisa, director del Instituto de Biotecnología de la Universidad de Cornell, quien no estuvo involucrado en la investigación, dice que el estudio es “muy emocionante, tiene un enfoque distinto“.

“Es cierto que las llamas no son el animal más común en estudios experimentales. Sin embargo, en los últimos años se han vuelto muy populares como una fuente de anticuerpos, especialmente por los nanocuerpos”, le dice DeLisa a BBC Mundo.

Los expertos afirman que es necesario buscar muchos anticuerpos que puedan ser candidatos para combatir el coronavirus.

DeLisa, sin embargo, advierte que todavía hay “un largo camino por delante” para que se apruebe el uso de anticuerpos en humanos.

“Esta no es una terapia estándar. Tienen que demostrar que es seguro y eficaz usar anticuerpos de llamas en humanos”, dice DeLisa, y añade que deben avanzar más allá de las pruebas in vitro.

DeLisa también resalta la importancia de que se realicen más estudios como éste.

“No es suficiente que sea solo un equipo el que encuentre un nanocuerpo, necesitamos que haya muchos equipos desarrollando muchos tipos de anticuerpos, con la esperanza de que al menos uno sea útil contra el virus “, dice el experto.

Mientras tanto Winter, que ya tiene 4 cuatro años, sigue pastando tranquila en los campos de Bélgica.

“Está muy bien”, dice Wrapp, “disfrutando de un merecido descanso”.

CRÉDITOS

Textos y fotos de BBC noticias. (2020). (en línea).

Recuperado de www.bbc.com/mundo

Texto de apartes de datos para tener en cuenta de Bioenciclopedia. (2020). (en línea)

Recuperado de {15/05/20}. Llama, Información y Características – BioEnciclopedia www.bioenciclopedia.com/llama  

La imagen de la portada es de Derechos de autor de la imagen TIM COPPENS

La imagen interior es de

unsam.edu.ar